El reloj biológico no es solo cosa de mujeres

Más de un 40 por ciento de los casos de parejas que no pueden tener hijos están producidos por la infertilidad del hombre y cada vez son más los varones que acuden a los centros de reproducción asistida en busca de soluciones y concientes de su problema de fertilidad.

A lo largo de los últimos 20 años, la ha sido el objeto de las investigaciones de varias instituciones científicas a nivel internacional. Algunos de los resultados obtenidos en estos estudios, indican que entre los 35 y los 39 años la fertilidad masculina empieza a decaer. Lo cual contradice esa vieja creencia de que los hombres son fértiles durante toda su vida.

El Dr. Fernando Neuspiller, Director del IVI Buenos Aires, explicaba recientemente que con la edad, se incrementa la incidencia de fragmentación del ADN y se reduce la cantidad de que se produce, decayendo la fertilidad de hombres que fueron perfectamente fértiles durante su juventud.

Los problemas con los espermatozoides son otras de las causas más frecuentes de la infertilidad masculina, un recuento bajo o la falta de movilidad, además de las anomalías genéticas y factores externos como los malos hábitos de vida, son afecciones comunes que afectan a la calidad de las células reproductivas masculinas. El consumo excesivo de tabaco es uno de los factores que más afectan a la calidad del esperma, provocando la oxidación del , incrementando la fragmentación del ADN de los espermatozoides y reduciendo la concentración de espermatozoides en el semen.

Es cierto que la fecundidad masculina, a diferencia de la femenina, se conserva durante toda la vida del hombre. Sin embargo, los estudios más recientes han demostrado que ésta disminuye considerablemente a partir de los 35 años, concretamente, entre un 21 y un 23 por ciento. Los factores sociales y el aumento de la disfunción eréctil también contribuyen al descenso de la fertilidad masculina a medida que crece la edad de los hombres.

La obesidad y el estilo de vida sedentarios, que se extienden como una auténtica plaga entre los hombres del mundo occidental, tampoco contribuyen de manera positiva a la capacidad reproductiva de los varones. Es por ello que las clínicas de reproducción asistida recomiendan a los hombres con problemas de fertilidad que hagan lo posible por adquirir hábitos de vida saludables. Hacer ejercicio con regularidad, una buena alimentación y prescindir de malos hábitos como el tabaco, pueden ayudar al aumento de la fertilidad masculina e incluso a la prevención y el retraso en el descenso de la fecundidad de los hombres.

También se recomienda una abstinencia sexual de entre 2 y 7 días para aumentar la concentración de espermatozoides, de manera que ésta sea óptima en el momento de la relación sexual. Sin embargo, existen tratamientos de fertilidad para la pareja en los casos en que la calidad del esperma es tan baja que ni tan siquiera con una concentración elevada llega a producirse la fecundación.

Del mismo modo, son recomendables las revisiones periódicas para detectar a tiempo posibles anomalías que puedan afectar a la fertilidad masculina. Las insuficiencias hormonales y los y testiculares, son también causas muy frecuentes de infertilidad masculina que pueden ser corregidas si se diagnostican a tiempo.

This entry was posted in Problemas y enfermedades and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *