Infertilidad, reproducción asistida y riesgo. ¿El huevo o la gallina?

La prestigiosa ‘New England Journal of Medicine (NEJM)’, publicó en 2012 un estudio  que afirma que los niños nacidos con técnicas de , sobre todo con la microinyección espermática intracitoplasmática (ISCI), tienen casi un 40% más de de padecer defectos congénitos.

El autor principal del trabajo, que fue presentado en el Congreso Mundial de Consenso en Ginecología, Infertilidad y Perinatología, celebrado en Barcelona fue crítico. Michael Davies, del Robinson Institute de Adelaide (Australia), explicó por teléfono a ELMUNDO.es (donde he leído esta información) que “aunque la preocupación no ayuda a nadie”, hay que tener en cuenta que la ICSI, una variante de la fecundación in vitro (FIV) que consiste en insertar directamente un espermatozoide dentro del ovocito en lugar de incubar los espermatozoides con el óvulo en una para que de la fecundación, como en la FIV normal- “no es un procedimiento totalmente seguro”.

Pero no todo es negativo según el propio investigador que explica que en la ICSI se seleccionan espermas que nunca tendría la posibilidad de fecundar un óvulo en la naturaleza. “Las buenas noticias son que hemos demostrado que el riesgo es menor si se inserta solo un embrión por ciclo (los embarazos múltiples son una de las principales complicaciones de las TRA) y si se utilizan embriones congelados en lugar de frescos”.

El estudio no deja claro que el sesgo sea atribuible a las técnicas de reproducción. Como admite el autor principal sobre este estudio: “Se empezó a llevar a cabo hace diez años, porque se ha vigilado a los niños durante cinco años; en este tiempo la ICSI ha mejorado y ha podido aumentar la calidad de los embriones”. Puede que los defectos los provoque la propia infertilidad. ¿Qué fue antes el huevo o la gallina?

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/05/05/noticias/1336209134.html

This entry was posted in Problemas y enfermedades and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *