Las ETS como uno de los factores que provocan infertilidad

Tal y como se ha explicado en anteriores post de este blog, las causas más frecuentes de infertilidad tanto en hombres como mujeres pueden ser de muy diversa índole. Los condicionantes genéticos y los factores medioambientales, junto con los hábitos de vida poco saludables pueden ser desencadenantes de la incapacidad para concebir hijos.

Sin embargo, también hay que mencionar que en muchas ocasiones la infertilidad no está producida por ninguna de esas causas y son las las culpables de las patologías que atacan a los órganos reproductores de hombres y mujeres incapacitándoles para tener descendencia.

Según los estudios realizados a nivel mundial, los jóvenes comienzan a ser sexualmente activos a los 14 años de media. Sin embargo, los adolescentes no suelen ser conscientes hasta los 18 o 19 años de la utilidad del preservativo, no como método anticonceptivo, si no como medio indispensable para evitar el contagio y la propagación de las enfermedades de transmisión sexual.

Esto significa que, hoy en día, durante los primeros años de la vida sexual de los jóvenes el organismo está plenamente expuesto a contraer una serie de enfermedades que pueden afectar muy seriamente a sus capacidades reproductivas.

Bacterias muy comunes como la , por ejemplo, son agentes patógenos que no provocan síntomas visibles y no pueden detectarse mediante chequeos comunes. Debido a lo cual puede permanecer durante varios años alojada en el sistema reproductor de las mujeres provocando inflamaciones que obstruyen las trompas de Falopio impidiendo el desarrollo natural del proceso de gestación.

De forma parecida ocurre en el caso de la , ya que las mujeres pueden ser portadoras de la enfermedad sin saberlo y tiene la capacidad de dañar el aparato reproductor femenino de manera irreversible.

Los hombres por su parte, también pueden verse afectados por este tipo de enfermedades sin que lleguen a manifestarse los síntomas, por lo que existe la posibilidad de que su capacidad reproductiva esté siendo mermada de manera totalmente inadvertida o bien contagiar a sus parejas.

Es por ello que las instituciones sanitarias recomiendan el uso del preservativo y los análisis periódicos para detectar posibles contagios de enfermedades de transmisión sexual, dado que si estas se detectan a tiempo pueden tratarse antes de que afecten a la fertilidad tanto de hombres como de mujeres.

This entry was posted in Problemas y enfermedades and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *