¿Se controla de verdad la donación de semen?

El control de las donaciones de es un tema fundamental para evitar acciones irresponsables como la que se produjo en el Reino Unido, donde el responsable de una clínica de fertilidad utilizó su propio para inseminarlo en sus cientos de pacientes. Que la realidad supera a la ficción es un hecho, pues una historia perfecta para un argumento cinematográfico se vuelve mucho más cruda y sorprendente cuando aparece en los medios de comunicación. Por ello, las de fertilidad deben tener un control exhaustivo de sus donantes de . El problema es que la reproducción asistida se desarrolla en el sector privado en el 80% de los casos y estas clínicas no pueden acceder a los bancos de datos de sus competidoras. De esta forma, es muy difícil controlar si un mismo donante ha pasado por distintas clínicas anteriormente.

La última ley de reproducción asistida data de 2006 y ya por entonces se recomendaba la creación de un estatal de donantes que estuviese a la disposición de cualquier clínica, pero 6 años después, esta indispensable herramienta de control sigue sin existir. Actualmente, está prohibido que el número de hijos concebido a partir del semen de un mismo donante sobrepase la media docena. Sin embargo, es imposible saber con certeza cuántas veces ha donado semen un hombre o el destino de sus muestras biológicas y de los preembriones sobrantes. Las clínicas deben confiar en la ética de los donantes al preguntarles su historial de anterior y solo podrán impedir que una persona siga donando si ha excedido el límite de gametos permitidos en el registro de ese centro.

Siendo este un problema tan importante, cabe preguntarse cuáles son las causas para que no se haya procedido ya a la creación de esta base de datos. Parece ser que una de las trabas está en el sistema: el registro de todas las donaciones requiere la creación de un sistema informático de conexión y uso universal para los distintos centros, ya sean públicos o privados. El desarrollo de esta aplicación tiene una complejidad relativamente alta, ya que debería estar coordinado con 17 administraciones sanitarias diferentes, por lo que su puesta en marca parece complicada.

Hace 3 años el Ministerio de Sanidad desarrolló un borrador de real decreto que contenía la información que debería incluirse en la base de datos de forma que se registrase la identidad de los donantes preservando su anonimato. Además se contemplaron aspectos relacionados con las pruebas genéticas a las que deberían someterse los donantes, pues la ley no especifica aún cuántas ni cuáles deben ser. Este borrador parece una solución bastante completa al vacío que existe en el sistema actual para controlar la donación de esperma y el destino de los gametos. Sin embargo, los problemas técnicos para su puesta en marcha, sumados a la situación de crisis económica actual, están ralentizando el proceso de su aprobación e implantación.

Además de estas cuestiones, el Ministerio de Sanidad tiene prevista la creación de una base de datos nacional para registrar la actividad y los resultados de los centros de fertilidad y reproducción asistida. Hasta ahora, la Sociedad Española de Fertilidad ha creado su propio archivo en el que ya participan el 65% de los centros que representan el 80% de la actividad en materias de fertilidad. Compartir estos datos es un proceso que ayuda a las parejas a elegir el centro de fertilidad que mejor puede ayudarles a concebir un hijo según sus necesidades, pero además, contribuye a la cooperación de las clínicas para seguir obteniendo avances científicos que ayuden a las personas con problemas de infertilidad.

This entry was posted in Fertilidad and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *