Técnicas de selección de espermatozoides

El óvulo de nuestra madre y el espermatozoide más rápido de nuestro padre. Esa es la manera en la que funciona la naturaleza para garantizar que tengamos la mejor información genética para la siguiente generación. Es la Gran carrera de la fecundación. Millones de participantes y un solo agraciado que es el que, además, decide el sexo del futuro bebé.

¿Qué ocurriría si esta maratón no llegase a celebrarse? No tenemos que imaginar, eso ya es una realidad desde que en 1992 Gienpiero Palermo pensara que en lugar de una carrera de espermatozoides, uno de ellos podría ser “abducido” utilizando una microaguja y trasladado cómodamente al interior del óvulo. Esta técnica de se denominó entonces , por Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides.

Eliminar la Gran carrera plantea planteaba una serie de problemas. ¿Cómo podemos estar seguros de que estamos eligiendo al mejor candidato? Porque no se trata solamente de garantizar que se produzca la fecundación y de que aumente la tasa de embarazos, sino también de que el que estamos transmitiendo esté en óptimas condiciones.

El método utilizado para seleccionar el espermatozoide que se había de implantar era bastante rudimentaria al principio. Actualmente se usa un potente microscopio para visualizar la morfología de los gametos masculinos y descartar aquellos que presenten malformaciones. Esta técnica que se llama nos permite elegir las células que tengan mejor aspecto.

Además de parecer espermatozoides sanos tienen que tener un código genético completo de manera que las hebras de ADN no estén fragmentadas. Para hacer esto existen varias técnicas de filtrado. Mediante la técnica de las columnas de Anexina o los gametos con ADN defectuoso o muertos quedan adheridos magnéticamente a la columna. A esto se le llama inmunofiltrado.

Los sanos, además, son atraídos de forma natural por la zona pelúcida que rodea al óvulo rica en ácido hialurónico. Generando una zona pelúcida artificial se puede recrear este mecanismo que sirva de filtrado adicional. Este sencillo método es el ICSI fisiológico o PICSI.

En ausencia del examen práctico que supone la carrera los especialistas hacen pasar a los candidatos un casting para elegir al mejor espermatozoide para ser implantado. El espermatozoide con mejor aspecto y ADN intacto será el ganador.

This entry was posted in Fertilidad and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *